La extraordinaria lucha contra el huachicoleo que dejó daños colaterales tan inesperados, sigue generando nerviosismo y zozobra para el sector turístico nacional. Los de la industria sin chimeneas están como la canción ¡quieren más gasolina!
Si bien es cierto que del problema de desabasto de gasolina se habla a lo largo y ancho de México, la verdad es que hay entidades o regiones aisladas a este grave problema, sin que neguemos bajo ninguna justificación que esta problemática impactó desde un principio a los hoteleros, pues algunos proveedores turísticos han tenido dificultades para surtir en tiempo los alimentos e insumos de trabajo que los hoteles necesitan para brindar el placer que ofrecen a sus huéspedes, lo que provoca una disminución en la calidad del servicio, y además resta competencia al tener que conseguir productos con proveedores alternos a precios más elevados.
Afortunadamente transcurrió con relativo éxito el primer fin de semana largo, zonas turísticas significativas como Tampico-Miramar, en la costa sur de Tamaulipas, arribita de Veracruz, justo en el centro del Golfo de México, registraron números alentadores a pesar de la crisis generalizada de combustible; en concreto, la cuarta transformación pese a su nueva política para algunos poco entendible, dejó a los hoteleros miembros de la Asociación Mexicana de Hoteles del Sur de Tamaulipas (AMHTS), una ocupación promedio de 49 por ciento durante el puente vacacional del 5 de Febrero, tomando en cuenta únicamente las noches del viernes, sábado y domingo. Apúntele bien, esta cifra fue un punto porcentual mayor a la ocupación observada durante el mismo puente vacacional de 2018, en el último año del sexenio de Enrique Peña Nieto, el presidente que impulsó el turismo mexicano a nivel mundial.
Por tanto, con total reserva ante estos números favorables y alentadores, el gremio hotelero observa con enorme preocupación el contexto nacional del desabasto de gasolina, crisis que bien podría repercutir de manera considerable para el primer periodo vacacional del año, que es la Semana Santa, por lo que la AMHST que preside Iñigo Fernández Barcena, solicita “respetuosamente” que las autoridades federales resuelvan la situación lo más pronto posible para no afectar al turismo del país, obvio, ni el turismo del destino Tampico-Miramar, del que viven y para el que se esfuerzan, un paraíso de sol y playa que durante los días santos alcanza hasta un 97 por ciento de ocupación, algo así como 3 mil reservaciones tan solo en ese fin de semana; Tampico-Miramar, la tercera área turística más visitada de México por carretera, el tercer rincón del país que eligen por excelencia quienes gustan de viajar en coche. 
Ya vendrán tiempos mejores y que la cuarta transformación con Miguel Torruco Marqués, colme las habitaciones; Amén. 
@dect1608