A partir del 7 de mayo de 2019 los exportadores de tomate mexicano se enfrentan al pago de derechos compensatorios provisionales de 17.5% el cual debe cubrirse como garantía para poder realizar sus exportaciones hacia Estados Unidos.

Este implicará un costo anual superior a 350 millones de dólares para el exportador mexicano de tomate y se espera que muchos pequeños y medianos exportadores se vean imposibilitados de hacer frente a esta pesada carga financiera, informó la Secretaria de Economía.

La eliminación del Acuerdo de Suspensión implicará entre otras cosas, que el DoC reactivará la investigación antidumping suspendida desde 1996. Su determinación final la deberá emitir a más tardar el 19 de septiembre de 2019.

Conforme a la determinación del DoC, la Comisión de Comercio Internacional de los Estados Unidos emitirá 45 días después su determinación final de daño a la industria, lo que podría suceder alrededor del 1 de noviembre de 2019. Con ello se definirá ya sea la aplicación definitiva de impuestos antidumping a la exportación de tomates a los Estados Unidos o bien o se volverá al libre comercio en el comercio México-Estados Unidos en este producto.

Aun cuando el Gobierno de México no es parte de este Acuerdo ni puede participar de su negociación, la Secretaría de Economía, con el apoyo de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) y la Embajada de México en Estados Unidos, ha acompañado y apoyado en todo momento a los productores mexicanos durante sus negociaciones con el DoC y los productores estadounidenses.

Si bien la terminación del Acuerdo surte efecto a partir de hoy, debe destacarse que las partes han mostrado su disposición para continuar negociando con el objetivo de lograr una conclusión exitosa en las siguientes semanas.

La Secretaría de Economía continuará brindando su decidido apoyo a los productores de tomate mexicano durante este proceso de negociación.

Deja tu comentario