Más de 50 vehículos han sido arrastrados durante la operación grúa en el centro de Altamira, lo que ha ocasionado la molestia y quejas de parte de integrantes de la CANACO, debido a que se esta afectando las ventas en los diversos comercios de la zona centro.

Celeste López, presidenta de este organismo empresarial explicó que más de 50 vehículos se han visto afectados con esta medida que no ayuda en nada a las precarias ventas que tienen los comercios.

Y es que, los operadores de las grúas no aplican criterio alguno, ni tolerancia, por lo que incluso los mismos comerciantes se ven imposibilitados a descargar sus mercancías, debido a que en menos de diez minutos aparece la grúa para que se retiren los vehículos o de lo contrario se los llevan.

Esto representa el pago de infracciones por alrededor de mil pesos, lo que desalienta las ventas en la zona centro de Altamira.