La Liga pidió a la Federación Española de Fútbol que el Clásico Nacional que deben jugar este mes Barcelona y Real Madrid sea trasladado a la capital de España por el aumento de las protestas y la tensión política en Cataluña.

El lunes, nueve líderes separatistas catalanes fueron condenados a entre nueve y 13 años de cárcel por su papel en un referendo ilegal y una posterior declaración de independencia fallida, provocando protestas y enfrentamientos en la región.

El partido está agendado para el 26 de octubre en el estadio Camp Nou del Barcelona, pero La Liga busca cambiar el orden de los encuentros y que los catalanes sean locales en el segundo cruce, actualmente previsto para marzo del próximo año en Madrid.

Deja tu comentario