El desarrollo y la estabilidad económica nacional,  el fortalecimiento de la profesión a los agentes de seguros y fianzas, así como el de la misma industria aseguradora de México, al igual que toda la cadena productiva que se genera detrás del sector asegurador en este  país: proveedores, prestadores de servicios; salud privado, talleres de hojalatería y pintura, de reparación, refacciones, profesionales de servicios funerarios, asistencias médicas, ambulancias aéreas, terrestres, laboratorios, etcétera, etcétera… se fortalecen al tiempo que la Asociación de Agentes de Seguros y Fianzas (AMASFAC), a 61 años de su fundación, vela y se esfuerza  por tener una sociedad con mayor cultura del seguro.

Hoy en día México y Brasil, son los principales líderes del sector de seguros en Latinoamérica, para nuestro país, el sector de seguros representa el 2.3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), y son sus agentes el conducto a través del cual se logra el máximo desarrollo de esta división que sigue intentando consolidarse entre los mexicanos; dicen los de AMASFAC que bien podrían contribuir a que el país tuviera una mejor cobertura médica y de mayor calidad.

Por ejemplo, según los datos proporcionados, en la actualidad cada vez más mexicanos mueren de enfermedades crónico degenerativas, siete de cada 10 fallecimientos por enfermedad están relacionados con padecimientos crónicos, y el tratamiento sale más barato por medio del seguro de gastos médicos, que sin él. Hoy en día 560 mil familias sufren un quebranto económico al costear los gastos de una enfermedad, el 45 por ciento de los gastos en salud salen del bolsillo directo de las familias; existen datos duros, tan espantosos como las mismas enfermedades, un asegurado enfermo de cáncer gastó 90 millones de pesos en un año.

En lo relacionado a las pérdidas de accidentes viales, en la mayoría de los casos es el estado quien absorbe la mayor parte del gasto, indiscutiblemente esto viene a debilitar en gran medida el presupuesto, lo que bien se podría asignar a otros rubros y  servicios prioritarios para la población, se escapa como el agua entre las manos por cada percance vehicular, y es que la lógica de la mayoría de los mexicanos es aplicable de la siguiente manera “a mí no me va a pasar”, pocas veces, casi nunca, es más, muy pocos se atreven a ver las posibilidades de lo que nos podría suceder, por eso  preferimos un “buen” presente, ante un “buen futuro”, aunque sea más costoso el solventar una dolorosa verdad.

Por eso mismo cada año la AMASFAC, realiza su convención nacional en la que integra a los mejores intermediarios de seguros y de fianzas.  Entre sus integrantes están los líderes a nivel mundial en el negocio. Los principales productores de las aseguradoras son precisamente los asesores AMASFAC, y ellos realizan una labor honorífica al entregar su tiempo para aportar su expertise, sus mejores prácticas, por supuesto su conocimiento e indiscutiblemente son el valor más preciado de la Asociación.

Este 4 y 5 de marzo, estuvieron reunidos en la CDMX, en donde se dieron cita sus 8 directores de distrito y los 38 presidentes de sección, junto con los integrantes del Consejo Directivo Nacional, quienes son los encargados de dirigir los destinos de esta asociación adscrita a las organizaciones internacionales más importantes como la WFII (World Federation or Insurance Intermediaries) y la Confederación Panamericana de Productores de Seguros (COPAPROSE), con las que intercambian experiencias, información y conocimiento con la intención de hacer ver a los mexicanos que los seguros son un instrumento necesario para mantener un equilibrio económico en este país, aunque nos den números de miedo, incluso escabrosos, son reales y además necesarios de conocer… al menos para espantarnos y luego, hacer conciencia.

davidcastellanost@hotmail.com
@dect1608