A pesar de que sí están llegando las denuncias sobre delitos sexuales ante las fiscalías investigadoras, las mujeres afectadas no continúan el trámite, lo que impide a las autoridades continuar con la acción de la justicia, reveló Fausto Villarreal, presidente de la Barra de Abogados en Tampico y Madero.
Y es que indicó que a la PGJE llegan al menos 10 denuncias, desde estupro hasta violaciones sin embargo, señaló que de éstas querellas en 7 las afectadas ya no le dan seguimiento, muchas veces por temor de sufrir represalias por sus propias familias ya que los agresores son el tío, el abuelo o algunas porque dependen económicamente de los agresores.
El abogado informó que las madres de las víctimas o las mujeres que sufrieron directamente estos casos acuden a denunciar al área de Atención a Víctima, pero cuando las envían a Servicios​ Periciales para someterlas a examen​ ya no regresan.

Dijo en el caso de los menores el problema es al interior de las familias en donde los agresores son los abuelos, tíos, padrastros o vecinos​ y las madres de las afectados en la mayoría de los casos no quieren denunciar.

“Si no sigue el trámite la autoridad ya no puede hacer nada porque no hay un seguimiento, el problema es que cuando no los denuncian, se sigue​ registrando el delito con un grave daño psicológico hacia las menores”.

En estos delitos, Fausto Villarreal dijo que Madero encabeza la lista, seguido de Tampico y después Altamira.

Por ello es que el abogado exhortó a las mujeres a que denuncien pero también continúen con el procedimiento para que pueda haber un seguimiento con la persona afectada y pueda ser castigado el responsable como indica la ley.