La repentina y brusca baja de temperatura registrada en la provincia argentina de Corrientes causó la muerte de unas tres mil 500 ovejas por hipotermia, reportó la prensa local.

Las ovejas de unos tres establecimientos del departamento de Curuzú Cuatiá, a unos 320 kilómetros al sureste de la capital provincial, fueron esquiladas por el calor que se sentía la semana pasada, pero un brusco cambio en las condiciones climáticas las llevó a la muerte.

Autoridades locales y propietarios de los animales, citados por la prensa local, señalaron que la muerte masiva de las ovejas se produjo la semana pasada, cuando después de haberlas esquilado bajo una temperatura de entre los 37 y 40 grados centígrados (°C), el clima cambió de manera repentina, en pocas horas.

La temperatura bajó hasta casi los 7°C, incluso se registró una tormenta con fuertes vientos, provocando la muerte de los tres mil 500 ejemplares por hipotermia, debido a que las ovejas son sensibles a ese tipo de cambios meteorológicos, explicaron.

Entre el miércoles y viernes procedieron a esquilar los lanares y durante esos días la temperatura era de unos 37°C. Luego, el domingo, el clima cambió, refrescó y llovió en la zona, y esto provocó la muerte de estos animales“, declaró el secretario de Ganadería y Agricultura provincial, Manuel García Olano, al portal local El Litoral.

Añadió que se convocará a la Comisión Provincial de Emergencia Agropecuaria a fin de abordar el “gravísimo” hecho, del cual se informó asimismo a la Secretaría de Ganadería.

Deja tu comentario