Las claves que explican el bache deportivo de Raúl Jiménez

Raúl Jiménez sigue buscando su mejor versión en la Premier League. A sus 30 años sigue siendo la referencia del Wolverhampton y de la selección mexicana, aunque en los últimos meses ha sufrido una bajada en su rendimiento goleador. Se han producido una serie de condicionantes que han influido enormemente.

El ariete de los Wolves podría estar ante un año clave en su carrera. Seguramente, por edad y estado de forma, el de 2022 puede ser su último Mundial. Según las casas de apuestas, mucho se deben de torcer las cosas para no ver a los mexicanos en Qatar. Actualmente ocupan la tercera posición de la fase clasificatoria y tienen un calendario muy favorable para terminar de sellar el pase a la copa intercontinental.

Recuperándose del golpe

Hace poco tiempo se cumplió un año del grave incidente que sufrió Jiménez en un Arsenal-Wolverhampton que paralizó el mundo del fútbol. El 29 de noviembre de 2020, el delantero mexicano chocó con David Luiz en un córner y cayó al suelo desplomado. Sufrió una fractura de cráneo e incluso se llegó a sufrir por su vida. Finalmente, y para fortuna de todos, solo quedó en un susto.

Ocho meses después, un 17 de julio, volvió a vestirse de corto en un amistoso de los lobos. A partir de entonces, ya volvió a asumir la titularidad. Esta temporada es de nuevo la referencia del equipo inglés, aunque su rendimiento goleador sigue estando lejos de su mejor versión. En los dos primeros años en la Premier League terminó con unos 20 tantos. Es evidente que todavía está cogiendo ritmo de competición.

Los cambios en los Wolves

Aparte de lo sufrido en el aspecto personal, a Raúl Jiménez también le han podido afectar los cambios en el Wolverhampton. Uno de los más destacados fue la salida de Diogo Jota, uno de los jugadores franquicia del equipo inglés, que salió en verano de 2020 al Liverpool de Jürgen Klopp por 44 millones de euros. Baja importante en la delantera que no ha sido sustituida con cracks de garantías.

No menos importante es el adiós de Nuno Espírito Santo. El entrenador portugués salió en verano de 2021 al Tottenham Hotspur, club del que fue despedido a principios de noviembre. En los cuatro años que estuvo en el estadio Molineux llegó a clasificar a los lobos para competiciones europeas, como la Europa League. Con Bruno Lage, el entrenador que cogió las riendas en su lugar no está siendo lo mismo, aunque siguen más cerca de las primeras plazas que del descenso.

Deja tu comentario