Ex magistrado quiere la rectoría pese a mal historial

El ex Magistrado Armando Villanueva Mendoza no esconde sus ambiciones y malas intenciones de arrebatarle a la mala la rectoría a José Suárez Fernández.

No le importan los tiempos, mucho menos sabe de lealtades.

Su negro pasado no le favorece, porque se quedó acostumbrado a la conducta priista, eso lo aprendió de su amigo y ex jefe Tomás Yarrington Ruvalcaba, recluido en una prisión de los Estados Unidos por su relación con el narcotráfico.

Desde la Dirección de la Facultad de Leyes, convertida en una madriguera peor que en la época negra del porrismo, “cabildea” con los Morenos sus propósitos, pues para abrir puertas presume su amistad con Americo Villarreal.

No sabe o no recuerda que ahí está Faustino López Vargas, hombre fuerte de Morena quien enérgicamente exigió fuera investigado porque siendo magistrado otorgó sin concurso o licitación a su hijo, Diego Armando Villanueva Morales, un contrato por un millón 820 mil pesos para la construcción de la Segunda Etapa de la Guarderia del Poder Judicial.

Eran épocas priistas, por eso gozaba de impunidad e inmunidad.

La situación ha cambiado, alguien le está moviendo el tapete en la Fiscalia Anticorrupcion, sin embargo las cosas amenazan con llegar más halla, porque su pasado lo persigue, no se olvida su entrañable amistad con Tomas Yarrington sirviéndole como Asesor Jurídico a recomendación de su concuño Humberto Valdez El Bético, involucrado muchos casos de corrupción o con Ricardo Rodríguez, un victorense avecinado en la Colonia Pedro Sosa, el cual salió corriendo al estallar una pipa de gas.


Se dice que Armando Villanueva, forma parte de una telaraña o red de corrupción porque durante la explosión les favoreció que estaba como Ministerio Público Federal Alfonso Fuentes alias “Poncho”, hoy Notario Público en Reynosa. Nadie salió dañado legalmente, pero todos gozan de pésima reputación.

Rodríguez no regresó a Victoria, vive en algún lugar de los Estados Unidos al igual que Poncho.


Armando Villanueva, navega con bandera de hombre probo y honesto, pero lo mismo agandalla propiedades como sucedió con Edmundo “Mundo” Lozano, a quien en complicidad con su hijo Diego tuvieron una disputa patrimonial, por si fuera poco antes de abandonar la Presidencia del Supremo Tribunal de Justicia se adjudicó un bono de retiro por ¡5 MILLONES 54 MIL PESOS!.


Hoy se mueve habilidosamente para “tumbar” al rector José Suarez Fernández, apoyado por el Senador Americo Villarreal, y por el equipo de Eugenio Hernández Flores, uno de los testigos del Gobierno Federal.


La Facultad de Leyes ha sufrido un marcado descenso en su calidad académica, lo demás es historia por todos conocida.

Deja tu comentario