Al ser atacada una refinería en Arabia Saudita debido a los ataques con drones en sus instalaciones petroleras, el impacto en el precio internacional del petróleo fue inmediato al subir la mezcla del petróleo 7 dólares.

Una consecuencia que se espera es que también suban productos derivados del petróleo como la gasolina, que en México ha tenido presiones en el precio desde que fue liberado en 2017.

De acuerdo con especialistas del sector consultados, este incremento en el precio del barril de petróleo le va a traer al país alrededor de 8 mil millones de pesos adicionales por concepto de exportación de crudo, lo que va a significar un ingreso adicional de lo presupuestado de 8 mil millones de pesos.

Aunque es una noticia positiva, sin embargo la mayor parte del combustible que se consume en México es importado entonces esto le va a representar al país un gasto adicional de 13 mil millones de pesos, por lo que hay un desbalance negativo de 5 mil millones de pesos.

Haciendo ese análisis si el gobierno mexicano no interviene en los precios del combustible otorgando un mayor subsidio, entonces el precio de la gasolina tendrá que subir.

Conforme a la opinión de especialistas si el gobierno mexicano decide subsidiar, entonces puede ser que se controle el precio de los combustibles o que no suba tanto, ese subsidio tendría que ser de 5 mil millones de pesos, lo cual es un subsidio fuerte.

Deja tu comentario