sáb. Feb 22nd, 2020

En peligro el jaguar en México por comercializar sus genitales en China

Los tentáculos del mercado negro chino alcanzan todos los rincones del mundo, prueba de ello es que actualmente es un peligro latente para el jaguar en México. La Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar en México daba cuenta de ello cuando aseguraba que partes de un ejemplar se venden a menudo en el mercado chino.

La demanda se ha traducido en el incremento de la caza furtiva. Se ha dicho que los colmillos se utilizan para joyería, su piel para ropa o alfombras y sus huesos para medicina china.

Ahora, se suma a la lista los genitales del jaguar. A Reforma, el jefe de Departamento de Ciencias Ambientales de la UAM Unidad Lerma ha dicho: “Lo que sí ha sucedido últimamente con la entrada del mercado chino es la parte delicada, porque van en busca del pene del jaguar por una cuestión afrodisíaca

La Alianza Nacional para la Conservación del Jaguar (ANCJ, por sus siglas) coincide. Su vicepresidente, Heliot Zarza, confirma que encontraron a finales del 2019 un ejemplar sin pene en la Selva Lacandona. El tratamiento ha sido visto antes en cazas en Bolivia y Perú.

Con la caza furtiva estallando, Zarza dijo que se le ha pedido a la Guardia Nacional que intervenga, enviando a elementos que solían formar parte de la Gendarmería Ambiental. Ese cuerpo pertenecía a la Policía Federal, de forma que el cuerpo se ha integrado por completo a la Guardia Nacional.

No todo está perdido en el tema de la conservación de especies, pues el futbolista mexicano Raúl Jiménez encabeza una campaña para salvar al lobo mexicano, lo que le ha valido el reconocimiento de la sociedad civil en general y el gremio deportivo.

Pero hace falta que más personajes de relevancia nacional se sumen a la defensa de las especies animales, incluso de aquellas que no están en peligro de extinción.

En el caso del jaguar, es una especie de felino que sin duda debería estar protegida de los cazadores furtivos, para que las futuras generaciones la conozcan en su hábitat y no por fotografías.

Deja tu comentario