J Eleazar Avila…

 

 

Las intenciones y las pistas están tan claras que es la tercera o cuarta vez que revisamos este asunto. El gobernador de Tamaulipas Francisco García Cabeza de Vaca construye los caminos para buscar la presidencia de México en 2024.

 

En 2022 dejará su mandato local y por ahora, es de los dirigentes panistas que dan la nota, cada vez, con mayor frecuencia. Claro que sus adversarios dirán que negativa, pero los suyos, en la ausencia de Rafael Moreno Valle, deslizan que él ha ocupado su enorme liderazgo.

 

Su programa debe pasar varias aduanas. La del 2021 cuando estén en juego las diputaciones federales, locales y las 43  presidencias municipales y lo decimos, porque el PRI y Morena tienen dos años para entender que los caminos del triunfo, pasan por la estructura y el dinero.

 

Quizá ya no baste la venta de la esperanza en las clases sociales bajas. Mientras, es probable que el PRI haya sobrevivido a sus tonterías celestiales y que la administración federal tenga problemas de adaptación internacional, como hemos visto en las últimas semanas.

 

Y una segunda aduana. El dejar en la gubernatura a uno de  los suyos. Recién consignamos los postores y estamos claros que tres son de su territorio y que los de más, evidentemente  no.

 

Paquete 1.- Su hermano Ismael García Cabeza de Vaca,  su esposa, la titular del sistema DIF, la señora Mariana Gómez de García Cabeza de Vaca y el inminente diputado local plurinominal y ex titular de Sebien, Gerardo Peña.

 

Paquete 2.- El secretario general de gobierno, César Augusto Verástegui Ostos, asociado, pero nunca jamás definido como cabecista puro.

 

En el mismo están tres exitosos alcaldes, Jesús Nader en Tampico,  Maki Ortiz, una alcaldesa en Reynosa cuyo roce con la autoridad estatal da para pensar en que podría buscar,   llegar a Roma, pero agarrada de una mano distinta.

 

Y por supuesto que el titular de la  Hermana República de Nuevo Laredo, donde Enrique Rivas Cuéllar ha levantado con trabajo y resultados la mano.  

 

1.- Revisemos que en las últimas semanas el gobernador de Tamaulipas ha tenido un papel protagónico al interior de su partido y los jefe de los estados, incluso en temas difíciles ha salido a dar la posición azul frente a Andrés Manuel López Obrador.

 

2.- No es apología, solamente ponemos en prospectiva lo que  sucede al interior de los partidos y sus figuras. De lo que vada a pasar, es directa responsabilidad de ellos mismos.  Recordemos que en épocas no tan lejanas un ex gobernador tuvo el mismo propósito, ser Presidente de México.

 

Nos referimos a Tomás Yarrington, a quien muchos priístas hoy niegan y del que no sabemos aun su destino, pues está bajo resguardo de las autoridades de Valle de Texas, en temas que parecen, a veces prefabricados y en otras, libelos judiciales. Asuntos de los que se asume inocente.

 

3.- Qué va a pasar, nadie tiene bola de cristal, lo cierto es que  Cabeza de Vaca es parte de la agenda nacional y avanza como un triunfador de elecciones.  Esa es la verdad, lo demás son buenos deseos.

 

Y no se enojen que eso es mal negocio.  AN en Tamaulipas está haciendo todos lo que aprendió de su experiencia al ser rival por décadas del PRI.

 

4.- Como observador, como cronista simple, quiero ver que den la cara los priístas que por amor o por dinero trabajaron para la marca AN. El asunto hay que dejarlo claro, una cosa es que que se hayan cambiado de bando y otra que no lo hayan realizado con dignidad.

 

5.- Aunque antes de hacerlo recen un Acto de Contrición. “Yo  -priista robalín- confieso ante Dios Todopoderoso, y ante ustedes hermanos que he pecado mucho de pensamiento, palabra, obra y omisión. Por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”.

 

“Por eso ruego a Santa María siempre Virgen, a los ángeles, a los santos y a ustedes hermanos, que intercedan por mí ante Dios, Nuestro Señor. Amén”.  El único problema es que cuando se refieren a Dios, no sabemos a cual.

 

6.- Vaya debate que desató Don Roberto González Barba pues en su estilo, pidió la salida de la actual dirigencia del PRI.  No abonamos de más a este asunto, por ahora, solo indicamos que todo debe pasar primero por el ajuste nacional, o en el mismo día.

 

El periodo de Rafael González Benavides fue de diciembre  de 2013 a mismo mes de 2017, pero renunció en octubre de 2016, faltando un año y dos meses.  Se queda al frente Aida Zulema Flores por encargo político superior. Luego se Eligió a Sergio Guajardo en agosto 2017 para finalmente elegir a la actual dirigencia con plazo forzado.

OTROSI: Menos whatsapp y más acción…

 

18 pendientes…      Correo: jeleazarmedia@gmail.com        

                                Twitter.- @eldebateequis

Deja tu comentario