Más de 4.000 elementos del Ejército mexicano y de la Marina Nacional tomaron el control de varias refinerías de Petróleos Mexicanos (Pemex) ante el robo de combustible en el país, incluso desde la mañana de este lunes 7 de enero, el protocolo de ingreso a Refinería Madero fue supervisado por las fuerzas armadas, sin registrarse anomalías.

Las Fuerzas Armadas acudieron para resguardar las refinerías de Salamanca, en Guanajuato; Ciudad Madero, Tamaulipas; Minatitlán, Veracruz; Tula, Hidalgo; Salina Cruz, Oaxaca; y Cadereyta, Nuevo León.

Los militares y marinos desplegados en las instalaciones de Pemex, que incluyen centros de distribución y abastecimiento, permanecerán un mes a cargo de la seguridad, según informaron fuentes castrenses a El Universal.

Como parte de la estrategia del Gobierno mexicano contra el ‘huachicoleo’, como se le conoce al robo de hidrocarburos en en el país, el pasado 27 de diciembre se informó sobre el despliegue de las Fuerzas Armadas en 58 instalaciones estratégicas de Pemex, entre refinerías, terminales de almacenamiento y despacho y estaciones de bombeo.

Estas medias se aplican después de la denuncia hecha por el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien dijo que a diario eran saqueadas 600 pipas de combustible de las refinerías del país, lo que equivale a un daño a la Nación cuantificado en 200 millones de pesos cada día, anunciando medidas de control con participación de las Fuerzas Armadas.