El uso de teléfonos públicos va desapareciendo con la interrupción de la telefonía celular que ha desplazado la venta de tarjetas de teléfono para usarlos.

Ya casi no se venden tarjetas, hoy en día solo se venden apenas un millón, antes se vendían 50 millones de tarjetas al mes”, reveló Francisco Hernández Juárez, Secretario Nacional del sindicato de  telefonistas.

Advirtió que ya nadie se para en un teléfono público.

Al igual que la  sección amarilla ha bajado mucho su uso.

“Ojala se encuentre una forma de recuperar ese nicho, que se vuelva a retomar ese servicio“, apunto.

Sobre la inseguridad, indicó que han tenido que sortear situaciones de riesgo en ciertas zonas del país.

Debido a que son servicios que todo mundo necesita, a veces llegamos algunas zonas de México donde vemos gente rara, pero como ellos también necesitan que nosotros instalamos a las antenas, no nos molestan, nosotros hacemos nuestro trabajo”.