30 marzo, 2020

Coronavirus poniendo en aprietos la ética profesional

Alejandro Sobera Biótegui, presidente nacional de AMASFAC.

No se trata de vender enchiladas o preparar dos de maciza o de cabeza. No se deje engañar, las pólizas de seguro que ofrecen en tiendas departamentales o sucursales bancarias para protección del Covid-19, podrían ser gato por liebre y terminará pagando más de lo que pudo haber imaginado.
La Asociación de Agentes de Seguros y Fianzas exhorta a la población en general a tener cuidado con las pólizas de seguros de gastos médicos que adquiere en medio de la pandemia.
Alejandro Manuel Sobera Biótegui, presidente nacional de AMASFAC, exigió a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, como a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, poner un alto a esta conducta desleal y poco ética que se aceleró con la llegada del virus a México, pues con la vida de los mexicanos no se juega.
Todo mundo está aprovechando la coyuntura para presionar a la compra de un seguro de vida o de gastos médicos, bajo la mentira de que en un futuro ninguna póliza dará cobertura médica; sin embargo, al tratarse de una enfermedad respiratoria infecciosa, la cubren todas las aseguradoras, y aunque hay empresas que aplican sus exclusiones en los contratos, la mayoría de ellas en el mercado comenzó a comunicarse con la AMASFAC para notificar que sí darán cobertura.
La Asociación Mexicana de Agentes de Seguros y Fianzas con representación en todo el país, criticó la falta de seriedad de las autoridades federales, que permite la poca regulación con la que operan los bancos en cuanto a la preparación, capacitación y profesionalismo de quienes venden las pólizas, cuando a los aseguradores la SHCP a través de la Comisión Nacional de Seguros y Fianza, les exige muchos requisitos y requerimientos con los que cumplen a cabalidad para poder ofrecer sus servicios.
Tanto que todos los adscritos a la AMASFAC, tienen una póliza de Responsabilidad Civil para cuando por alguna situación el cliente a la hora de requerir los servicios de su contrato, este no cumple del todo, ellos como agentes con esa papeleta de responsabilidad civil, los ampara para darle cobertura de la aseguranza que el cliente está solicitando.
Los agentes de la AMASFAC cuentan con una póliza y cédula, que no tienen los ejecutivos de cuenta ni la preparación que los ampare.
Apenas la semana pasada en la Ciudad de México rindió protesta el nuevo Consejo Directivo Nacional de AMASFAC, mismo que quedó presidido por el tampiqueño Alejandro Manuel Sobera Biótegui, y su paisano tamaulipeco Cristóbal David Montiel Campos, lo integra como Secretario.
Al tiempo que el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), anunciaba la cancelación de las clases presenciales en todos sus campus, Alejandro y Cristóbal se posicionaban enérgicos contra las dependencias federales de actuar blando, esas que permiten una conducta cero favorable para la salud de los mexicanos con quienes ofrecen pólizas de seguros que terminan por ser un engaño a sus clientes, situación que el asegurado puede evitarse si contrata un servicio con los agremiados a la AMASFAC, pues con ellos no habrá sorpresas ni molestias, ya que están capacitados para explicar y disipar cualquier duda de la persona que está firmando un servicio de seguros con la intención de cubrir con las expectativas, además de que el Coronavirus, no detonará los precios de las pólizas de gastos médicos ni de vida, esto en base a la experiencia obtenida cuando la crisis del H1N1.
Si va a comprar gato, asegúrese que sea felino, y no una liebre.

davidcastellanost@hotmail.com

@dect1608

Deja tu comentario