En un evento lleno de colorido y alegría, autoridades de Tampico y Altamira y ciudadanos de ambos municipios, conmemoran el 196 aniversario de la Fundación del Tampico moderno.

Dentro del acto protocolario y como ya es tradición, un grupo de altamirenses caminó desde la calle Palma hasta la plaza de Los Fundadores sobre la avenida Hidalgo, en donde el presidente municipal de Tampico, Jesús Nader Nasrallah, acompañado de la presidenta del DIF, Aída Feres de Nader, recibieron a la alcaldesa de Altamira, Alma Laura Amparán Cruz.

En su mensaje de bienvenida, Nader Nasrrallah destacó el sello de hermandad que hay entre ambos municipios.

“La repoblación de Tampico nos enseña que siempre podemos volver a empezar. Hace 196 años familias altamirenses sellaron con nosotros una gran hermandad, al refundar nuestra ciudad crearon un lazo que nos ha mantenido juntos hacia metas e ideales en común”.

Por su parte, la presidenta municipal de Altamira, Alma Laura Amparán Cruz expresó su agradecimiento por la hospitalidad y recibimiento por parte del alcalde porteño y su esposa.

“Cada 12 de abril los altamirenses y tampiqueños recordamos nuestras tradiciones y en las calles transitan las carretas, los caballos, la banda de música y juntos caminamos en unidad para celebrar un año más de la vida moderna de Tampico. Hoy tengo el gusto y el honor de participar por tercer año consecutivo en esta hermosa celebración cultural de día ciudades hermanas de vanguardia que crecen diariamente de manera ordenada, gracias al liderazgo de su gente”.

Durante el evento las autoridades municipales intercambiaron presentes como flores así como una canasta de alimentos como jaibas rellenas y dulces tradicionales, además de que colocaron una ofrenda floral en el monumento a los repobladores.

Posteriormente caminaron por la avenida Hidalgo y las calles Altamira y Cristóbal Colón hasta donde realizaron una sesión extraordinaria de cabildo en la que están presentes integrantes de los cuerpos edilicios de Tampico y Altamira para dar paso a la entrega de la presea Fray Andrés de Olmos al “Mérito Ciudadano” para José Ángel García Hernández.