Abandono de GobTam y el PAN pone en riesgo la elección 2021 en Ciudad Madero

Por José Luis García Castillo

De todos es conocido que el gobernador Francisco Javier García Cabeza de Vaca no compagina con el gobierno de Adrián Oseguera Kernion en Ciudad Madero.

 

Más allá de las diferencias naturales de la política de ser un gobernador del Partido Acción Nacional (PAN) y Adrián Oseguera del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Cabeza de Vaca no quiere aparecer en Ciudad Madero de lado del alcalde, al parecer por su pleito que tiene con el presidente Andrés Manuel López Obrador y su instituto político.

 

Este año son elecciones para diputaciones locales, federales y alcaldías en Tamaulipas y el PAN en Ciudad Madero las pudiera perder todas.

 

Decimos que está en riesgo el futuro político del PAN en Ciudad Madero, debido precisamente a ese abandono del Gobierno de Tamaulipas y del propio PAN al municipio.

 

No hay obra visible del Gobierno del Estado en Madero como la hay en Tampico y Altamira, no ha enviado un solo recurso para pavimentación de calles, o para el mejoramiento de la infraestructura educativa y eso el electorado lo tomará en cuenta.

 

Toda la obra que se realiza en Ciudad Madero corresponde a las gestiones de Adrián Oseguera ante el gobierno federal, además de las partidas establecidas y la buena Administración de los recursos.

 

Adrián Oseguera se ha sabido meter en las colonias populares como en el sector educativo, con obras que dejan en el ciudadano una diferencia marcada de lo que fue el PAN en su anterior gobierno y el actual.

 

Incluso lleva una muy buena relación con Jorge Rivera Schotte, gerente de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado (Comapa) para la coordinación en el desarrollo de obras de pavimentación de calles.

 

Es palpable la empatía que Oseguera Kernion tiene con los ciudadanos cuando acude a diversas colonias, en donde empeña su palabra y cumple en tiempo y forma ante la población, y quien no lo crea, que asista y constante los hechos.

 

Y sigue. No solo es el abandono del Gobierno del Estado en obra pública y presencia mediática y política, sino que también el PAN apagó su imagen en el municipio.

 

Las pugnas internas de grupos mantuvieron ocupados a sus integrantes en una reparación de daños que no se logró y que muy seguramente empeoró con la designación de Jaime Turrubiates como candidato a la alcaldía de Ciudad Madero.

 

Aunado a esa falta de presencia en obras del Gobierno de Tamaulipas y del PAN Madero, la militancia no tiene cómo promocionar a un ex alcalde externo del Verde Ecologista que ganó con el Partido Revolucionario Institucional (PRI) o a Joaco que ya fue diputado federal, alcalde, diputado local dos veces y en todas no se vio en Madero.

 

¿Qué le dicen a la gente? Si le preguntan qué hizo Jaime Turrubiates podrían contestar “más Church´s y más dinero”.

 

A todo esto se le suma la indiferencia de Joaquín Hernández Correa, gris diputado local del PAN en Ciudad Madero, que no tiene más que su apellido para tratar de venderse a un grupo de jubilados petroleros, que muchos de ellos ya no creen en él como buen candidato para seguir en un puesto de elección popular.

 

Joaco, como le conocen, ya fue diputado federal, ya fue alcalde, en dos ocasiones consecutivas ha sido diputado local y cuando ganó y se reeleigió, no regresó ni para dar las gracias, además de que no supo responder a los ciudadanos que tenían inquietudes y ahora quiere otro periodo pero como diputado federal.

 

Muy difícil la tiene Acción Nacional en estas elecciones para Ciudad Madero, en las que el único rescatable, que no tiene malos antecedentes y que buscó con buen trabajo una posición en este proceso electoral es Carlos Fernández Altamirano quien irá por la diputación local.

Deja tu comentario