Como una incongruencia preocupante resulta la Ley de Austeridad aprobada por el Senado, que por un lado condena la corrupción y castiga casi a todos los rubros de la administración pública con el riesgo de hacerlos menos eficientes, señalo Abel Morón, presidente de Canaco Matamoros.

Por el otro lado contempla una partida secreta estimada en 90 mil millones de pesos al Presidente para que por decreto y a discreción haga uso de esos recursos“, advierte.

Explicó que existe un gran riesgo que estos recursos públicos sean usados de manera discrecional por el presidente.

Sobre los cuales no rendirá cuentas puedan ser utilizados para fines políticos electorales o como dádiva, a cambio de votos, porque la ley no contempla mecanismos claros y transparentes en las que se utilizará el recurso“.

Morón añadió que observan que esta ley de austeridad es poco austera.

Además plantea la más grande incongruencia al aprobar una inédita partida secreta por parte de un presidente“.

Deja tu comentario