Los delegados de 183 países inauguraron este sábado la reunión 18 de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES, por sus siglas en inglés) en Ginebra, donde buscarán elevar los niveles de protección de varias especies.

Durante 12 días, los participantes en la 18 Conferencia de las Partes (COP18) estudiarán en Palexpo, centro de convenciones en Ginebra, un récord de 56 propuestas para modificar los niveles de protección de especies como la jirafa, el elefante y el rinoceronte, entre otros animales.

Las propuestas presentadas por los gobiernos a la COP18, van desde la reapertura del comercio de marfil, apoyada por unos cinco países del sur de África, a una mayor protección para los elefantes, respaldada por más de 30, entre ellos del centro y oeste de ese continente, señaló la CITES en un comunicado.

La población de elefantes en África se ha visto reducida en gran medida por la caza furtiva, de acuerdo con un estudio publicado en 2016, según el cual entre 30 mil y 40 mil animales fueron asesinados cada año.

En la cita, que se celebra cada tres años, también destacará la situación de las jirafas, tiburones y rinocerontes, así como de otras especies amenazadas de plantas y árboles.

Organizaciones ambientalistas estiman que las jirafas son una especie en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat, conflictos civiles, y la caza y comercio ilegales.

En el caso de los tiburones se pretende agregar a la lista de especies otras 18 categorías amenazadas, incluidas el tiburón mako de aleta larga y la aleta corta, mientras para el antílope Saiga, que se ubica principalmente en Rusia, Mongolia y Kazajistán, se busca endurecer las restricciones comerciales.

Del lado latinoamericano, a México le interesa relajar las medidas sobre su población de cocodrilo americano, que tiene el nivel máximo de protección por la sobreexplotación de su piel, mientras Costa Rica, El Salvador y Honduras quieren limitar el comercio de las pequeñas ranas de cristal.

Las ranas de cristal, lagartos, iguanas, serpientes, tortugas o ranas forman parte de las conocidas mascotas exóticas, y limitar su comercio, cada vez más amplio a través de Internet, es otro punto que se abordará en el transcurso de la reunión en Ginebra.

La CITES, administrada por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), es un acuerdo internacional concertado entre los gobiernos con la finalidad de velar por que el comercio internacional de especies de animales y plantas silvestres no signifique una amenaza para su supervivencia.

Protege alrededor del mundo a unas 36 mil especies animales y vegetales, de las cuales unas 900 están en un apartado que prohíbe totalmente su comercio.

 

NTX/DAS/ALD/

Deja tu comentario