En Irán existe una ley que prohíbe a las mujeres asistir a “juegos de hombres”, por lo que miles de aficionadas del fútbol han alentado durante años a sus equipos detrás de la pantalla. Pero un episodio trágico la semana pasada puso el foco en esta controversial restricción que rige en el país del Golfo desde hace cuatro décadas, cuando una joven iraní decidió inmolarse afuera de una cancha.

Sahar Khodayari, una mujer iraní de 30 años, murió por las quemaduras en un hospital de Teherán, según indicó hoy la agencia de noticias Shafaghna.

Khodayari era conocida en redes sociales como la “Chica azul”, por los colores de su equipo favorito, Esteghlal FC.

La semana pasada se roció el cuerpo con gasolina y luego se prendió fuego, según medios locales tras saber que podría ir a prisión por intentar entrar en un estadio en marzo para ver un partido del Esteghlal. Iba disfrazada de hombre, con un tocado azul en la cabeza y un largo abrigo cuando la policía la detuvo.

Pasó tres noches en el calabozo antes de ser liberada a la espera del juicio.

Hasta el momento no se había decidido un veredicto sobre su caso. Había reportes de un intento de suicidio de la mujer cuando estaba en la universidad, de la que se graduó como informática.

La muerte de Khodayari ha provocado una ola de solidaridad y emoción en las redes sociales, en las que se han lanzado llamamientos a la FIFA para que excluya a Irán de las competiciones internacionales.

El Esteghlal FC emitió un comunicado en el que expresó sus condolencias a la familia de la fallecida. “La trágica muerte de nuestra hermana querida causa una gran tristeza y un profundo dolor en el equipo”, dijo el club.

Tras éste lamentable hecho, éste viernes, la Federación Iraní ha anunciado que las mujeres podrán asistir a los partidos de fútbol siempre y cuando quien juegue sea la Selección de Irán, es decir, que a los juegos de clubes seguirán sin poder entrar.

Deja tu comentario