Gasolinazo obliga a vender concesiones

No autorizan alza al pasaje

  • Tienen funcionando el mínimo de unidades para no dejar de prestar el servicio

 

María de Jesús Cortez

Corresponsal

Tampico.-  La no autorización al aumento del pasaje está estrangulando al sector del transporte público pues siguen los gasolinazos y subiendo de precios los insumos y ellos con la mía tarifa.

La situación es tal que en lo que va del presente año al menos unos doscientos concesionarios han preferido renunciar y venden sus concesiones, mientras que otros reducen el número de unidades y tienen trabajando al mínimo para no dejar de prestar el servicio.

Job Banda Hernández, representante del gremio choferil que agrupa a la mayoría de los concesionarios del transporte público de la zona conurbada, reveló que ya no pueden más, que siguen los gasolinazos a grado tal que el precio del litro de la Magna ya rebasa los 17 pesos.

“No más gasolinazos porque nos está perjudicando, nos afecta bastante, la gasolina, diésel, aceite , todo va a la alza y nosotros seguimos igual, no tenemos aumento de pasaje”, refirió.

El líder choferil señaló que es necesario el aumento pero reconoce que eso deben verlo primero con la Subsecretaría del Transporte, “que gobierno nos autorice y ver cuánto aumentar, tal vez un peso, tenemos que analizarlo bien”, recalcó.

Banda Hernández habla de que incluso traen la propuesta para los candidatos para buscar su apoyo.
El sector transporte público esde el año pasado no ha tenido aumento al pasaje y ningún subsidio gubernamental.

Job Banda dijo que tan no es redituable para muchos que han renunciado al menos unos 200 concesionarios en este año.

“Venden su concesión que anda entre 80 y 90 mil pesos en modalidad de taxi”, enfatizó.
Jon Banda destaca que ellos si han cumplido con las exigencias del gobierno de modernizar el transporte.

“La mayoría, un 80 por ciento se ha modernizado”.

Lo que hacen para sortear la crisis, comentó, es reducir el número de unidades.

“Dejan pocas unidades para que no pierdan en las corridas para no dejar el servicio. No hay ganancias entonces un 20 por ciento de los concesionarios  paran sus unidades pero sí se da el servicio”.

Si a eso le añaden que los choferes son víctimas de la delincuencia, sobre todo al norte de la ciudad en donde les roban el dinero, producto del día de trabajo o peor, les quitan las unidades, sobre todo en el caso de los taxis, complica más la situación de los prestadores del servicio.
También podría gustarte