El 25 de junio de 2019 se cumplieron diez años del fallecimiento de uno de los hombres más famosos del mundo, el proclamado rey del pop. Tanto en vida como una vez fallecido han circulado cientos de rumores sobre la vida del cantante. Demasiadas operaciones, adicción a las drogas, abusos sexuales y un sinfín de acusaciones que culminaron con el escalofriante documental de HBO ‘Leaving Neverland’.

Más noticias…

Precisamente una nueva película-documental llamada ‘Killing Michael Jackson’ ha revelado nuevos secretos y anécdotas sobre la vida y muerte del cantante. Cuando ya se creía que nada nuevo podía salir, el detective Scott Smith, de la Policía de Los Ángeles, ha revelado que Michael Jackson era calvo.

Smith, en la película, explica que “cada vez que estaba en público llevaba una peluca”. “Cuando vi su cuero cabelludo observé cómo la parte superior de su cabeza estaba calva. Además, tampoco tenía casi ningún pelo en los costados”.

Este detalle sobre su anatomía no ha sido el único en salir a la luz. Además de su calvicie, el cuerpo de Jackson estaba completamente cubierto de cicatrices y señales de las numerosas cirugías a las que se había sometido: detrás de las orejas, en la nariz, en la base del cuello, en los brazos, en las muñecas y un largo etcétera.

Su cuerpo también estaba cubierto de cicatrices y señales de las numerosas operaciones

También muestran que el artista tenía un tatuaje que le oscurecía la zona superior para disimular la ausencia de cabello. Las evidencias indican que esto se produjo a raíz de las quemaduras que sufrió en un incidente ocurrido en 1984 en el set de Pepsi.

Deja tu comentario